¿Serás rica o pobre? Tu cara lo refleja

Es prácticamente imposible determinar si serás millonaria o pobre, pero según un grupo de investigadores la respuesta puede estar frente a nuestras narices

Un estudio realizado por la Universidad de Toronto, Canadá determinó que se puede  saber con certeza si una persona es rica o pobre con solo mirarle la cara. Para identificar esta estatus social y económico el individuo debe estar sin ninguna expresión en el rostro.

Relacionado: Aprende a manejar tu dinero con la regla 50-20-30

Según la investigación publicada en la revista Journal of Personality and Social Psychology, esto ocurre porque las experiencias vividas en la adolescencia y adultez se nos quedan grabadas en la cara. Esto crea una “máscara” en los músculos del rostro, por lo que se puede percibir si ha tenido sensaciones de satisfacción o felicidad.

“Esas primeras impresiones pueden convertirse en una especie de profecía autocumplida que va a influir en las interacciones y las oportunidades que va a tener esa persona”, explicó Thora Bjornsdottir, coautora del estudio.

Tu cara lo refleja si eres millonaria o pobre

Para llegar a dicha conclusión, los autores seleccionaron a varios voluntarios con diversos ingresos monetarios entre las edades de 18 a 23 años. A estos le fotografiaron sus rostros con distintas expresiones. Luego le pidieron a otro grupo de alumnos que vieran las imágenes y adivinaran cuáles eran ricos o pobres.

Los resultados demostraron que los participantes tuvieron una precisión del 53% adivinando su estatus económico.

“Hay neuronas en el cerebro que se especializan en el reconocimiento facial. El rostro es lo primero que vemos cuando miramos a alguien. Vemos rostros en las nubes, vemos rostros en tostadas, estamos algo forzados para buscar estímulos parecidos a una cara, y esto es algo consistente, lo que lo hace estadísticamente significativo”, aclaró Nicholas Rule, coautora de la investigación.

“Con el tiempo, tu rostro viene a reflejar y revelar permanentemente tus experiencias. Incluso cuando pensamos que no estamos expresando algo, las reliquias de esas emociones todavía están ahí”, explicó Rule.