La satisfacción sexual puede llevar a la infidelidad

Cuando se trata de sexo, ten cuidado con lo que deseas.

Esa es la conclusión de una nueva investigación de la Universidad Estatal de Florida, que dice que si estás satisfecho con el sexo en tu relación, es más probable que engañes a tu pareja.

Sí, estás leyendo esto correctamente. Quienes lo hacen con sus chicas también quieren hacerlo con las mujeres de otras personas porque, según los investigadores, “se sienten más positivos sobre el sexo en general”. Bueno para ellos, supongo.

Otros factores que jugaron un papel en la infidelidad

La edad, el atractivo y la historia sexual. Lo que no sorprende es que las personas más jóvenes son más propensas a ser infieles.

Pero lo que sí podría sorprender es que las mujeres menos atractivas también están más inclinadas a hacerlo fuera de los límites de su relación (los hombres también tenían más probabilidades de cometer infidelidad cuando sus parejas eran menos atractivas).

El equipo de investigación de la FSU investigó a 233 parejas de recién casados ​​hasta por tres años y medio, documentando detalles íntimos de sus relaciones, incluida la satisfacción conyugal, el compromiso a largo plazo, si habían participado en la infidelidad y si todavía estaban juntos.

“Las personas no están necesariamente al tanto de lo que están haciendo o por qué lo están haciendo”, dijo el investigador Jim McNulty en un comunicado de prensa. “Estos procesos son en gran parte espontáneos y sin esfuerzo, y pueden estar determinados por la biología y/o experiencias de la primera infancia”.

Si todo esto suena como que nunca se te permitirá disfrutar del sexo, otra vez, al parecer hay esperanza (no sea que comiences a plantar tu pene donde no pertenece).

Los investigadores también probaron dos procesos psicológicos que todos comparten en diversos grados: la desvinculación atencional y la devaluación evaluativa de potenciales parejas románticas, para ver si podían ayudar a minimizar las posibilidades de infidelidad.

La desvinculación intencional: es la evitación de pensar sobre el atractivo potencial de una pareja romántica.

Y la devaluación evaluativa: se trata de minimizar el atractivo de una pareja potencial en tu mente.

Los investigadores encontraron que ambos procesos ayudaron a minimizar el riesgo de infidelidad y, en consecuencia, fueron predictores de relaciones con una mayor probabilidad de éxito.

McNulty dijo que un creciente cuerpo de investigación sugiere que las personas pueden ser capaces de aumentar su capacidad para desplegar la desconexión o la devaluación cuando alguien más las tiente.

Ufff.

Te puede interesar: 5 tips que te ayudarán a no caer en una infidelidad